Riesgos de las dietas milagro

Los expertos advierten el peligro de las dietas milagro e insisten en tener mucho cuidado. Aquí te explicamos más en qué consisten este tipo de dietas y cuáles son sus riesgos para la salud.

No hay fórmulas mágicas para perder peso. Cada año se multiplica la publicidad de las llamadas dietas milagro, dirigidas sobre todo al público femenino y que, en general, carecen de aval científico. El mensaje subliminal es adelgazar rápido y sin esfuerzo, sin aclarar las consecuencias que puede acarrear para la salud, como la falta de nutrientes esenciales, o la probabilidad de sufrir el fenómeno conocido como efecto yo-yo, y que consiste en que al abandonar el régimen lo habitual es engordar más kilos de los que se han conseguido perder.

Además, seguir este tipo de dietas puede conllevar repercusiones no sólo físicas, sino también psicológicas, e incluso acabar desencadenando algún tipo de trastorno alimentario (anorexia, bulimia…). Numerosas asociaciones médicas y sociedades de nutrición advierten que seguir estas dietas durante un periodo prolongado de tiempo puede conllevar un aumento del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, osteoporosis e incluso algunos tipos de cáncer.

Estos son algunos de los tipos de dietas milagro más habituales:

Dietas ricas en hidratos de carbono

Este tipo de dieta limita el consumo de alimentos ricos en proteínas y grasas, lo que conlleva una ausencia de ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales. Al ingerir mucha fibra, el organismo no absorbe adecuadamente los nutrientes provocando cólicos abdominales, diarreas, etcétera.

Dietas que se basan en la toma de un alimento

Aquellas que normalmente dan nombre a la dieta. Acaban siendo aburridas además de generar malos hábitos alimentarios, y pudiendo provocar alteraciones digestivas. Ejemplos: dieta de la piña, de la alcachofa y otras.

Dietas pobres en hidratos de carbono o ricas en grasas

Las denominadas dietas disociadas, que provocan resultados rápidos, pero con alteraciones importantes ya que por una parte la base de la alimentación son los hidratos de carbono, siendo la glucosa la principal fuente de energía de nuestro organismo. Si además ingerimos una dieta rica en grasa, nuestro organismo sufre importantes alteraciones, como altos niveles de colesterol, gran pérdida de líquidos y electrolitos, favoreciendo la deshidratación, aumentan los niveles de ácido úrico, etc.

Dietas hipoenergéticas

Dietas entre 1000 y 1500 Kcal/día. A medio plazo las dietas por debajo de 1200 Kcal/día no son suficientes para mantener una alimentación correcta. Continuadas pueden provocar alteraciones en el organismo como mareos, pérdida de cabello, sequedad de piel, malestar general.

Dietas pintorescas

Son dietas originales y exóticas que llaman la atención, pero que no reúnen los nutrientes necesarios para una nutrición adecuada. Por ejemplo la dieta del buen humor.

En función de las características de las dietas milagro que se siguen, existen diversos riesgos efectos negativos a los que nos enfrentamos:

  • Efecto yo-yo
  • Provoca unos malos hábitos alimentarios
  • Provocan alteraciones en el organismo, siendo perjudiciales para la salud, como trastornos metabólicos, alteraciones cardiovasculares, alteraciones dermatológicas, etc.
  • Se pierde peso a expensas de proteínas corporales y en menor medida del porcentaje de grasa
  • Alteraciones a nivel neuropsíquico como ansiedad, insomnio, irritabilidad