Verdades y mitos a la hora de bajar de peso

Conoce cuáles son las verdades y mitos a la hora de perder esos “kilos de más”.

Toma nota, léelos y aprende más.

Existen muchos mitos sobre cómo bajar de peso de forma rápida y falsas creencias sobre qué alimentos y costumbres engordan. La obsesión por perder kilos en cuestión de días o semanas puede llevarnos a adoptar hábitos poco saludables y no fundamentados por especialistas. Descúbrelos ahora y aquí:

1.- “Para adelgazar hay que tener muchas comidas al día”

¡VERDAD! La distribución de dieta en 4-6 al día puede favorecer la saciedad entre las comidas para conseguir evitar la tendencia al picoteo entre horas y la realización de ingestas más abundantes en las comidas principales.

2.- “Las dietas de proteínas bajas en hidratos o que los eliminan son las mejores para perder peso”

¡MITO! Al clasificar las dietas de adelgazamiento nos encontramos con tres tipos principales: dieta equilibrada, dieta baja en grasas o dietas bajas en hidratos de carbono. La evidencia de que unas dietas sean mejor que otras son controvertidas.

De esta manera la dieta baja en hidratos de carbono ha mostrado una mayor pérdida de peso a corto plazo pero al analizarla a largo plazo tiene un efecto similar a la dieta de restricción de grasas. Por otra parte, las dietas muy limitadas en la cantidad de hidratos de carbono pueden producir efectos secundarios como estreñimiento, calambres o malestar general.

3.- “Si hago mucho ejercicio puedo comer lo que quiera o no necesito hacer dieta”

¡MITO! La realización de ejercicio produce una estimulación del apetito por lo que existe una tendencia al consumo de mayor cantidad de alimentos, en general hipercalóricos. En el caso de las dietas de adelgazamiento, este impulso fisiológico puede ser perjudicial dado que este incremento de la ingesta puede anular el efecto beneficioso del ejercicio sobre el peso e incluso estimular la ganancia.

En la realización de dietas de adelgazamiento se recomienda un ajuste de la alimentación hacia una dieta equilibrada ajustada al gasto energético del individuo, junto con un ejercicio adecuado a la situación física. No es conveniente excluir ninguna de las dos circunstancias, pues se puede perder su efecto beneficioso.

4.- “El té quema grasas”

¡MITO! Las distintas moléculas que componen el té no tienen ninguna evidencia sobre el consumo preferente de grasas en el cuerpo humano. Si bien es verdad que esta infusión pueden tener un papel beneficioso sobre la salud debido a su contenido en antioxidantes y su papel sobre la saciedad en la realización de dietas de adelgazamiento.

5.- “No cenar es la forma más rápida de adelgazar”

¡MITO! Como se ha comentado previamente, la distribución de la dieta en varias tomas es beneficiosa para la pérdida de peso. Por tanto, la eliminación selectiva de comidas, tiene un efecto negativo sobre la saciedad y puede producir el aumento de la ingesta en el resto de las comidas del día.

6.- “Comer frente al televisor engorda”

¡VERDAD! El hecho de ver la televisión en sí no tiene por qué engordar pero, si mientras comemos estamos distraídos viendo la televisión tenemos una tendencia a una ingesta más rápida y, por tanto, mayor antes de saciarnos.

7.- “No masticar bien engorda”

¡VERDAD! El fenómeno de la masticación además de facilitar la digestión del alimento y su tolerancia influye sobre la saciedad a través de distintos factores neurohormonales. Por tanto, si no masticamos bien y comemos más rápido probablemente nos llenemos con menos facilidad e ingiramos más cantidad de alimento lo que nos puede llevar a ganar peso.

8.- “El agua caliente elimina grasa”

¡MITO! El consumo calórico por parte del cuerpo humano se basa en la actividad física, la energía utilizada en los procesos vitales y la propia energía obtenida de la metabolización de los alimentos. El agua con mayor temperatura que la corporal estabiliza su temperatura al entrar en el cuerpo. Por esta razón la temperatura a la que se bebe el agua no influye sobre la degradación de la grasa corporal.